Categoría: Tips , 04 Enero, 2017

Cómo acondicionar la casa para olvidarse del calor

Cómo acondicionar la casa para olvidarse del calor

Mientras algunos están deseando que llegue el verano para irse de vacaciones, otros padecen tener que quedarse en la ciudad debido al sofocante calor que invade las calles, oficinas y casas. Para sobrevivir el verano en Paraguay y no gastar una fortuna en aire acondicionado, hay varias soluciones que podemos aplicar para optimizar la temperatura y mantener los interiores más frescos. InfoCasas conversó con el Arquitecto Rafael Ángulo acerca de los métodos más recomendados para apalear el calor desde la propia estructura de la casa, y cómo las nuevas construcciones deben tenerlos en cuenta.


La orientación de la casa


“La orientación es el punto de partida para optimizar la aislación térmica de una vivienda”, nos explica Rafael Ángulo. “Lo principal es cerrarse al oeste, ya que el sol del oeste es terrible, muy caliente y con incidencia durante varias horas. Hay que evitar abrir ventanas hacia esa orientación”. La pared oeste debería tener el mayor tratamiento de aislación térmica.

Las mejores orientaciones para abrirse son el este (por donde sale el sol) y sobre todo el norte, ya que en invierno el sol del mediodía pasa con cierta inclinación que permite que el calor penetre dentro de la casa, calefaccionando la casa con la luz solar. Por su parte, a la orientación sur hay que tenerle respeto”: es una orientación fría, eventualmente con tormentas y vientos.

Los mejores métodos de acondicionamiento


¿Cómo es el tratamiento de las paredes con más incidencia del sol para aislar la casa? El más simple es la masa de la construcción: las paredes que reciben más sol deben ser más gruesas (el doble que las paredes no orientadas al sol) para que traspase menos el calor. El arquitecto recomienda en general el uso de doble pared con cámara de aire, o también lana de vidrio entre paredes y en el techo, dado que es por allí donde más calor absorbe la casa.

En apartamentos, se están utilizando aperturas de doble vidrio y cámara de aire en el medio, que además de aislar el calor (y el frío en invierno) permiten aislación acústica e impiden paso de viento.

Resultado de imagen para ventanas doble acristalamiento
Las ventajas de usar ventanas con doble acristalamiento

 “Gracias a estos materiales se puede reducir hasta un 60% la absorción del calor. Si bien es un gasto mayor de entrada, finalmente termina siendo más económico porque uno tiene mucho menor utilización de aparatos de aire acondicionado, optimizando el consumo eléctrico y es una solución más friendly con el medio ambiente”, explica Ángulo.

Un material innovador que está llegando para dar una nueva solución al aislamiento térmico son los bloques de isopor.  “Es una tecnología de fácil uso y con una respuesta térmica interesante”, apunta el arquitecto, “y poco a poco se va a ir adaptando a los requerimientos técnicos y económicos del mercado”.
 

Cómo proteger las aperturas


Si bien las estrategias recién mencionadas son las más efectivas, no todas las cosas tienen la posibilidad de una reforma de esa magnitud. En ese caso –y sobre todo cuando la orientación no es favorable- es clave sacar provecho a la buena ventilación y proteger la casa del calor del sol.

 “En las viviendas más económicas el método tradicional son las ventanas apersianadas, que dan sombra y permiten la continuidad del aire”, explica Rafael Ángulo. Es importante además que en los espacios de transición se utilicen pérgolas y sombras que eviten la incidencia del sol al máximo.

Suele suceder que intuitivamente, cuando queremos bloquear la luz, cubrimos la ventana con una cortina. Pero eso no impide que ingrese el calor: una vez que el rayo de sol atravesó el cristal, el calor ya está dentro del recinto. La protección debe estar del lado de afuera, mediante una persiana exterior. Abrir los postigos de par en par puede ser agradable de noche, pero durante el día hace que el calor se concentre mucho más. Está calculado que al cubrir el paso de la luz, la temperatura baja un promedio de 6°C, lo que permitiría un ahorro de hasta 7% en electricidad.

Resultado de imagen para persianas

Planta un árbol


Un método muy ecológico para proteger la casa del sol es plantando árboles alrededor de la casa (más que nada en las orientaciones que reciben el sol más fuerte). Hoy incluso muchos diseños de edificios están contemplando la barrera natural que provee un entorno arbolado.

Si tenemos la posibilidad de proteger la vivienda con árboles (o con cierta vegetación que funcione como parasol, como las enredaderas), estamos ante la solución más ecológica para dar frescura al interior. No solo por la sombra que dan, sino por la oxigenación y la renovación de aire. Conviene plantar árboles de hojas caducas, que den sombra en verano y permitan pasar el calor solar en invierno.
 
Resultado de imagen para trees around the house

No abuses del aire acondicionado


¿Y qué pasa con el aire acondicionado? La buena arquitectura parte del concepto de que una casa debería diseñarse sin pensar en recurrir a métodos extra de climatización. Lo ideal es que desde el diseño arquitectónico la vivienda logre reducir el uso de aire acondicionado o ventilador, y que estos solo sean complementarios en ciertos momentos.

Si bien el aire acondicionado tiene la ventaja de que renueva el aire aunque las ventanas estén cerradas, es importante usarlo sin abusar, y no cometer el frecuente error de colocarlo a temperaturas muy bajas (menos de 22°). Si el aire está muy frío, el cuerpo se puede aclimatar a temperaturas que en realidad no necesita y eso conlleva refríos y otros problemas de salud. Eso suele suceder, por ejemplo, cuando ingresamos a un centro comercial donde es muy grande la diferencia entre el calor de la calle y el frío del interior. 


Imagen relacionada

Esa climatización extra, además de ser muy costosa (cada grado que se baja en el aire acondicionado es más de un 4% de consumo eléctrico), está agotando recursos ambientales que son de todos, de forma innecesaria. Usando la energía con conciencia y sacando el máximo provecho a los métodos de climatización, cuidamos nuestro bolsillo y también aportamos nuestro granito de arena al cuidado ambiental.

Gracias al Arq. Rafael Ángulo por su colaboración para hacer esta nota. ¡Esperamos que sea útil para que todos puedan sobrellevar mejor el calor del verano!

¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?