Categoría: Tips , 26 Marzo, 2018

Cómo tener una casa anti-estrés

Cómo tener una casa anti-estrés

Además de hacer deporte, mantener una buena alimentación y dormir bien, nuestra casa también influye en nuestra salud. Es el sitio donde sabemos que podemos relajarnos y descansar, un lugar donde nos sentimos seguros y nos olvidamos del mundo exterior por un rato. Lamentablemente, eso no sucede tanto como debería: los problemas del día a día nos acompañan donde quiera que vayamos. Pero no es lo mismo llegar estresado de trabajar a una casa caótica y oscura que llegar a un hogar limpio y bonito. Por eso hoy traemos algunas ideas para que ambientes tu casa de la mejor manera y que sea un verdadero espacio anti-estrés

Detalles decorativos contra el estrés


1. Abrazá la naturaleza


Las plantas de interior purifican el aire (lo cual afecta positivamente a nuestro estado de ánimo), son fáciles de adquirir, económicas y quedan increíblemente bellas en cualquier ambiente. Pero además, según un estudio de la Universidad de Rochester, estar rodeado de elementos naturales promueve una interacción más amigable con los demás.
 
Por otro lado, las flores como las rosas, las orquídeas, la lavanda, los lirios y los geranios ayudan a mantener la mente tranquila, además de  alegrar y perfumar el ambiente. No cuesta nada añadir algunas plantas a los rincones desnudos de la casa, solo no olvides mantenerlas vivas o cambiarlas apenas se marchiten.



2. El color antiestrés: el azul


Se ha demostrado que el color azul reduce la presión arterial y te hace sentir somnoliento y menos estresado, lo cual lo hace especialmente ideal para pintar alguna pared de tu dormitorio o elegir adornos con esos tonos. Y si lo combinás con blanco, tendrás el doble de esa paz que tanto buscas cuando volvés a casa después de un día difícil. Los colores pasteles también son indicados para una zona de relax.



3. Dejá espacios libres


Cada espacio de la casa debe dejar que el aire y la energía circulen, que fluyan. Por eso lo mejor es no recargar las habitaciones de muebles ni llenar de cosas las estanterías o las paredes (sobre todo si estás en un departamento pequeño). Los ambientes saturados de objetos nos pueden saturar a nosotros mismos. Así que si tenés el espacio para hacerlo, despejá las zonas de paso, separá los muebles y quitá algún adorno si luce muy sobrecargado. 



4. Diseños lisos antes que a lunares 


El exceso y la saturación también puede venir de los patrones textiles o el papel pintado de las paredes. Para alejar el estrés lo más recomendable es comenzar a usar patrones suaves, no agresivos: texturas lisas y soft que nos lleven a sensaciones relajantes
.


5. Limitá los espejos


Puede sonar extraño, pero los espejos no son grandes aliados contra el estrés. Esto es debido a que hay personas que se estresan más por su apariencia si hay varios espejos cerca. Claro que no te vamos a hacer quitar el espejo del baño donde te cepillás los dientes, pero si tenés varios por distintas zonas de la casa, tal vez sea momento de replanteártelo.

6. Relajación estilo oriental


Los asiáticos, especialmente en la zona de la India, utilizan una variedad de elementos que tienen efectos relajantes. Aceites aromáticos e inciensos para perfurmar las habitaciones, objetos decorativos como pequeñas fuentes y piedras energéticas para remover las vibras del ambiente… Todos objetos que podemos conseguir fácilmente y que también aportan sensaciones de calma. 



7. Hogar dulce hogar


Agrega fotos familiares, de amigos o incluso de la mascota para sentirte más reconfortado apenas entres a casa. No hay como estar rodeado de fotografías de momentos felices y cariño de nuestros seres queridos.



Cómo luchar contra el estrés en casa


No te conectes de inmediato


El exceso de ruido puede generar mucho estrés, así que probá no encender de inmediato la TV apenas llegues a casa. Aún más, lo ideal es contar con un mueble de televisión con puertas para que no esté siempre a la vista. 

Abrí las ventanas sea como sea


Es bien sabido que el aire fresco y la luz del sol son reductores naturales de estrés y depresión, incluso hay estudios con pacientes de hospitales que, al ser expuestos a la luz natural, experimentaron menos dolor y estrés. Lo mismo sucede en una casa: una ventana abierta y destapada hace que los ambientes se ventilen y que la luz entre plena a la habitación. Asegurate de mantener las cortinas abiertas y las persianas levantadas (sobre todo por la mañana). 


Orden y limpieza


Esto también lo hemos escuchado muchas veces: una habitación ordenada equivale a una mente ordenada. De hecho, hay investigaciones que aseguran que existe un vínculo entre los niveles altos de cortisol (la hormona del estrés) y los propietarios de los hogares más desordenados. A veces puede darnos pereza, pero es muy importante tener alguna rutina semanal o empezar a adquirir ciertos hábitos (por ejemplo, tirar la bolsa de la basura apenas se llene). 

Siguiendo el Feng Shui en el dormitorio


El Feng Shui es un arte milenario que busca llegar a la armonía entre el yo individual y el espacio físico. Según esta práctica, debemos posicionar nuestra cama en el lado opuesto a la puerta del dormitorio (pero no directamente frente a ella) para crear un flujo de energía relajante en la habitación.



Nuestra casa es el lugar donde crecemos y compartimos rodeados de seres queridos día a día. Por eso debemos cerciorarnos de que cuando estemos allí, lo único que recibamos sea relajación y felicidad. 


¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?