Categoría: Arquitectura & Urbanismo , 23 Abril, 2018

La tendencia del "Living Office": bienestar en la oficina

La tendencia del "Living Office": bienestar en la oficina

El mundo del trabajo ha pasado por grandes cambios a lo largo de los años, tanto en la forma de producción como en los ambientes y espacios físicos donde se trabaja. Hoy en día, la tecnología, las redes de información y las herramientas móviles configuran modos de trabajo más dinámicos y menos estructurados que los que existían en el siglo pasado. Esto también hace que el estereotipo de trabajador se vea afectado: el trabajador de estas épocas rinde mejor cuando trabaja en conexión con los demás y cuando se le da la oportunidad de expresar y crear propuestas e ideas.

Con estos conceptos en la mano es que surge el Living Office, una tendencia muy ligada al coworking y a las nuevas formas de funcionamiento laboral, que están marcando tendencia en Asunción. Para este concepto, la oficina no se reduce a un espacio de trabajo incesante, sino a un ambiente eficiente que potencia los propios deseos de los trabajadores y, de esa forma, su productividad (y la de toda la empresa).


Herman Miller: el origen del Living Office


En los años 60, la empresa estadounidense dedicada a la fabricación de muebles y equipos de oficina Herman Miller se propuso investigar el funcionamiento del mundo laboral y no obtuvo resultados gratificantes: la oficina de ese entonces aniquilaba la vitalidad, frustraba los logros y bloqueaba el talento. Es así que en 1968, el director de la compañía, Robert Propst, presentó el sistema Action Office, el primer sistema de oficina abierta del mundo. La idea era que el espacio de trabajo se adaptara realmente a cómo trabajan las personas, por lo que se necesitaba de componentes reajustables y recombinables, lo suficientemente flexibles para que la oficina pueda manifestarse de acuerdo a lo que el tiempo exigiera.



Años más tarde, tras otro período extenso de investigación, Herman Miller transformó este concepto en lo que hoy se conoce como Living Office, una estrategia que propone diferentes disposiciones y mobiliarios para oficinas, totalmente personalizables y al merced de la cultura y organización de cada empresa.

La esencia del Living Office


Herman Miller define al Living Office como “un lugar de trabajo de alta productividad que brinda a las personas una experiencia de trabajo sublime y ayuda a las organizaciones a alcanzar sus metas estratégicas”, es decir, no toma en cuenta solamente a los empleados y sus condiciones afectivas o anímicas, sino que contempla también las características espaciales en pro de un mejor funcionamiento y una mejor productividad de la compañía en general.

 Así, esta empresa definió que se puede encontrar, en general, 10 actividades comunes y 10 espacios de trabajo en cualquier oficina del mundo; cada espacio -con su característica espacial y su mobiliario específico- se puede configurar en la oficina de la forma que mejor beneficie a la organización de la empresa, como si fuera una ciudad.



De esta forma las oficinas estandarizadas y sus “workstations” han quedado atrás y se han transformado en sitios con “workpoints”, puntos de encuentro donde el lugar de trabajo se hace más natural y humano, y donde la conexión, la creatividad, y la productividad prosperan al mismo ritmo para todos en un intercambio fluido que hace que los empleados no sientan que deben trabajar mejor, si no que quieren hacerlo. Se trata de generar espacios laborales que tengan un propósito verdadero, que sean orgánicos y capaces de transformarse a sí mismos a lo largo del tiempo, y que no sean simplemente lugares físicos fijos donde uno pasa ocho horas sentado de forma mecánica.

La propia materialidad y distribución de la oficina también cambia. Paredes de cristal que disminuyen la distancia creada por los cubículos clásicos de las oficinas, cocinas y comedores cómodos, muebles acogedores y sumamente funcionales (como las sillas adaptadas a la correcta postura del cuerpo humano), jardines…  Elementos especialmente pensados para convocar al encuentro y la interacción, pero, sobre todo, dispuestos de tal manera que se posibilite a los empleados trabajar desde donde les resulte más confortable, lo cual empodera más al empleado y lo motiva a dar lo mejor.



Living Office en Asunción


El eje financiero de Asunción está mostrando algunos indicios de esta tendencia arquitectónica, generando cada vez más oficinas de vanguardia. 

Por ejemplo, hace muy pocos días se inauguró Torres de las Américas, en Av. Mariscal López y República Argentina, en el barrio Villa Morra. Este moderno emprendimiento cuenta con once pisos de oficinas que pueden perfectamente funcionar siguiendo la tendencia del Living Office ya que no cuentan con estructuras intermedias, lo cual permite a cada compañía organizarse internamente de manera flexible acomodándose a sus propias necesidades. Además, en el último piso y con bellas vistas a la Plaza de las Américas, el edificio cuenta con un Executive Lounge que sirve de área de recreación y salas de reuniones para todas las empresas, por lo que también se fomenta la interacción entre las distintas compañías.

Con el ritmo de crecimiento que vienen teniendo los edificios ejecutivos de Manorá, Villa Morra y toda el área financiera, sin dudas cada vez más veremos estas tendencias de diseño materializarse en los espacios de trabajo.

Resultado de imagen para torre de las americas asuncion


¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?